la vida no tiene precio

FOTO: DIARIO EL PERUANO

UN PRESUPUESTO CENTRALISTA MANEJADO EN ALIANZA CON GOBIERNOS REGIONALES

• En la distribución del presupuesto, los gobiernos regionales se beneficiarán con un incremento de 12,6% mientras que los gobiernos locales siguen perdiendo ingresos. • Los sectores prioritarios: servicios públicos básicos en agua y saneamiento, seguridad ciudadana, lucha contra la corrupción, educación pública de calidad, servicios de salud, entre otros.

Publicado: 2016-09-09

Por: Econ. Epifanio Baca y Carlos Quiñones

Para avanzar en la ruta de la anunciada “revolución social” el Poder Ejecutivo entregó al Congreso el Proyecto de Ley del Presupuesto de la República 2017 para su análisis y discusión. En esta nota presentamos nuestras primeras reacciones sobre el mismo.

1. UN CONTEXTO FISCAL COMPLICADO 

Según el ministro de economía Alfredo Thorne, fue una sorpresa lo que encontró al constatar que Ollanta Humala estaba dejando su gobierno con un déficit fiscal  de 3.3% del PBI, superior al permitido por las reglas fiscales vigentes, lo que obligaba a tomar medidas para controlar el gasto y llegar a fin de año con una cifra que se ubique en 3%. Un motivo de preocupación para un gobierno que tiene el desafío de recuperar el crecimiento económico en un contexto internacional poco favorable para nuestras exportaciones.

Como se sabe, el proyecto de presupuesto 2017 fue elaborado por la gestión de Ollanta Humala, sobre esa base, el gobierno actual ha tenido que introducir algunos cambios para traducir sus ofertas electorales en proyectos con recursos asignados. Pero el margen de juego es muy estrecho por el deterioro de indicadores fiscales, especialmente el de los ingresos que están a la baja desde hace varios meses. Por ello, el presupuesto público del 2017 apenas crecerá en 2.9% en términos nominales, sobre la base de un mayor endeudamiento y proyecciones optimistas de crecimiento de los ingresos, tal como lo hace notar el informe número seis del Consejo Fiscal. Descontando el efecto de la inflación significa crecimiento cero. 

En este contexto, la propuesta del gobierno de rebajar el IGV ha generado amplio debate y recibido muchas críticas, por lo contraproducente que podría resultar en un marco de disminución de ingresos. Para dar viabilidad a esta propuesta, el gobierno ha ofrecido dejar sin efecto la rebaja del impuesto a la renta decretada por el ministro Segura, con lo cual el balance de ambas medidas sobre los ingresos podría ser ligeramente positivo.

Ver nota completa: http://bit.ly/2bUR39Y 


Escrito por


Publicado en